Maverick Viñales corrió, el pasado fin de semana, la última cursa del Campeonato del Mundo de MotoGP 2019: el Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana, desde la 4ªposición.

Viñales ya se había mostrado ambicioso en el PM4, ocupando el primer lugar, y estaba ansioso por hacerlo de nuevo en el Q2. Sus intenciones eran claras en la primera carrera, estableciendo su YZR-M1 en P1 después de su primera vuelta. Incapaz de mejorar en su siguiente intento, bajó a la segunda posición e hizo su camino de vuelta al box.

Con menos de ocho minutos en el reloj, el español llegó al garaje del equipo para un cambio de neumáticos y combustible. Estaba dispuesto a ponérselo difícil al primero, pero no lo tuvo fácil. Logró el objetivo, sin embargo, con otros tres rivales también superando su tiempo, el piloto de Yamaha tuvo que empezar desde el cuarto lugar, en la segunda fila, habiendo terminado el Q2 0.200 de la primera posición.