Maverick Viñales, del equipo Monster Energy Yamaha MotoGP, ha conseguido hoy una reñida sexta posición en un caluroso y desafiante Gran Premio d’Italia Oakley. Ha mostrado una gran resistencia y carácter en el sofocante Gran Premio d’Italia Oakley de hoy, remontando desde la 12ª posición provisional hasta la sexta posición en la bandera a cuadros.

A partir de P7, Viñales perdió algunas posiciones en la lucha por entrar a la primera curva y establecerse en la duodécima posición. Después de varias vueltas, ganó dos puestos y se colocó por detrás de su compañero de Yamaha, Fabio Quartararo con la esperanza de unirse al grupo de  nueve pilotos que le preceden.

Con una concentración implacable, los superó situándose en la novena posición, cuando Francesco Bagnaia se estrelló faltando 11 vueltas para el final de la carrera. Pero pronto el grupo se separó de nuevo. El español, sin embargo, utilizó su experiencia y mantuvo la cabeza fría. Como predijo ayer, manejó los neumáticos y utilizó su gran forma física para llevar un fuerte desafío a los pilotos que le precedían en las etapas finales.

Faltando ocho vueltas para el final de la carrera, ganó una posición cuando Jack Miller terminó en la grava, señal del nº 12 para comenzar su último asalto. En las dos vueltas siguientes superó a Quartararo y Crutchlow, ascendiendo a la sexta posición. Con una diferencia de más de 1s frente a su rival, el hombre de Yamaha empujó al máximo, pero fue incapaz de acercarse lo suficiente. Terminó sexto, a 7.481s del primero.

El sexto lugar de Viñales, dio como resultado su cambio de puesto del décimo al octavo en los rankings, con un margen de 75 puntos del tope. Yamaha es ahora cuarto en la clasificación de constructores, mientras que Monster Energy Yamaha MotoGP sigue siendo tercero en la clasificación por equipos. El equipo regresará a la pista en dos semanas para el Gran Premi Monster Energy de Catalunya, llevado a cabo en el circuito de Barcelona-Catalunya.  

 

MAVERICK VIÑALES

«Hoy he sufrido mucho. No sentía ninguna conexión con la moto durante la carrera y los neumáticos estaban muy resbaladizos. Intenté empujar en el sentido correcto y manejar los neumáticos de la mejor manera que pude, pero de todos modos no fue suficiente. No creo que debamos estar en el nivel de obtener el sexto lugar, tenemos que presionar más. Realmente no sé qué esperar de Montmeló. Por supuesto, durante los entrenamientos podemos estar ahí, pero en la carrera es una historia diferente. Nuestra moto sufre mucho cuando no tenemos agarre. Por lo tanto, tenemos que seguir trabajando para ver si podemos mejorar la sensación y dar pasos hacia adelante «.