Maverick Viñales, de Monster Energy Yamaha MotoGP, estuvo peleando durante el GP di San Marino e della Riviera di Rimini. Pasó casi toda la carrera en tercer lugar, acechando a los corredores del frente, pero no fue suficiente para entrar en el desafío. 

Viñales se apegó a su plan al comienzo del GP de San Marino. Partiendo desde el P1, el español mencionó que su estrategia era no dejar puertas abiertas en las primeras curvas de la primera vuelta. Y lo hizo, pero no logró separarse del resto. En la vuelta 3 tuvo que ceder el liderato a su compatriota Fabio Quartararo, y una vuelta más tarde también pasó Marc Márquez.

El piloto de Factory Yamaha no pudo igualar el ritmo inicial, ya que no sentía buenas sensaciones con la parte delantera, pero no estaba fuera de juego. Esperó a que la carrera llegara a él y empezó a recuperar algo de terreno después de la vuelta 14. Se estaba acercando cada vez más, pero tuvo problemas para reducir la diferencia a menos de 2 segundos hasta las últimas cinco vueltas. Con los dos líderes ocupados en su propia batalla, el piloto número 12 estaba en el límite. Llegó por debajo de 0,8s por detrás de Quartararo, pero no fue capaz de hacer un movimiento decisivo. Viñales tomó la bandera a cuadros en tercer lugar, 1.636s desde el frente.

Viñales conquista el tercer lugar, y se mantiene quinto en la clasificación del campeonato, un puesto por delante de Rossi, con cinco puntos entre ambos. Yamaha sigue siendo tercero en la clasificación de constructores, y Monster Energy Yamaha MotoGP también se mantiene en tercer lugar en la clasificación por equipos. Viñales viaja ahora a España para participar en el Gran Premio Michelin de Aragón, celebrado del 20 al 22 de septiembre.

 

Maverick Viñales

Estoy muy contento porque sólo fueron 1.5 s de diferencia con los del frente. Con cada carrera nos acercamos más y estamos tratando de entender cómo podemos ser mejores, más rápidos y más consistentes. Esta fue una carrera en la que el asfalto estaba muy resbaladizo y yo me encontraba luchando por una primera posición. Tenemos que seguir trabajando. Estamos empezando a entender muchas cosas, pero aún no es suficiente. Debo mejorar, pero he ido ganando confianza en las carreras. La siguiente es Aragón, que es una pista que me encanta y en la que siempre siento que puedo ir rápido. Yamaha va en la dirección correcta. En Silverstone, Yamaha también fue bastante fuerte. Si Fabio no se hubiera estrellado, seguro que ambos hubiéramos estado cerca de conseguir la victoria. Así que, estamos mejorando en cada carrera. Especialmente por mi parte, tengo que dar otro paso más, pero lo vamos a dar. Estamos en el camino y siento que tenemos el potencial para luchar por la victoria».